AVENTURA NEVADO DEL TOLIMA

RUTA:
Salento, Valle del Cocora y cumbre nevado del Tolima.
El equipo formado por :
Isabel Bernal- Guionista.
Alex Villa Z- Director
James – Guia
Pablo Villa – Camarógrafo.
OBEJTIVO:
Nuestro objetivo con esta aventura, es mostrar la magia del Parque Nacional Natural de los Nevados, mostrar un poco sobre su importancia ecológica, la exótica belleza del Nevado del Tolima y sus alrededores haciendo énfasis en el impacto que tiene el creciente turismo con el equilibrio ecológico y cultural de la región.
Empacamos todo nuestro equipamiento en una camioneta Toyota Hilux, dotada con una parrilla para techo Mega Warrior y soportes de bicicleta Frontloader marca YAKIMA. Los soportes de las bicicletas quedan flotando sobre el volco de la camioneta, dejándolo libre para carga y poder cerrarlo con su carpa. Demasiado cómodo y seguro porque también cuenta con guayas de seguridad para evitar el robo de las bicicletas.

1er día:
La aventura inició en Salento, Quindío. Un pintoresco pueblito cafetero ubicado en el lado Occidente de la Cordillera Central.
Realizamos una ruta de Mountain bike a orillas del Rio Quindío atravesando potreros, bosques, túneles, quebradas y pantanales. Nos dimos cuenta del potencial que tiene este lugar para el ciclo montañismo.

Salento tiene varias agencias de deportes de aventura, entre ellas una muy reconocida para excursiones
en bici llamada ¨Salento Cycling¨, donde su director nos recomendó esta bella ruta y también nos contó sobre el compromiso que ellos tienen con el uso responsable de los senderos, cerrar las puertas de los potreros, cargar con su propia basura, etc.
Este lugar tiene demasiadas rutas para mountainbike entre ellas un par de descensos ideales para downhill (Ruta Alegrias y la Carbonera)

Volvimos al pueblo, recorrimos la calle real, llena de locales artesanales, restaurantes y cafés. Aquí almorzamos trucha con Patacón extra gigante y delgado, un plato típico delicioso de la región.
Fue en este momento donde el soporte YAKIMA Frontloader nos dio completa confianza de dejar las bicicletas en el carro, con la seguridad que era prácticamente imposible que se las robaran. Esto, sin decir que en la parrilla Mega Warrior teníamos casi todo nuestro equipaje almacenado de manera organizada.

Finalmente fuimos al Valle del Cocora. Nos quedamos en la zona de camping del Eco hotel Palmas del Cocora, uno de los poquitos hoteles ubicados en este Valle protegido por Parques Naturales. Este sería nuestro punto de partida.

2do día:
Partimos a las 8 :00 AM de Eco hotel Palmas de Cocora a 2400 MSNM, por el camino que conduce a Estrella de agua, un hermoso sendero que inicia en el Valle del Cocora, entre las majestuosas palmas de cera para internarnos luego en un bosque andino, cruzando varias veces el rio san José por puentes colgantes y troncos. Las bicicletas Giant y LIV nos respondían de la mejor manera frente a estos senderos cargados de buena naturaleza.

A medio día llegamos a Estrella de Agua, una parada donde hay una cabaña de guardabosque del parque y la casita de Doña Luidibia, quien vende almuerzos para los turistas; todo sale de su cocina con sala comedor y fogón de leña, todo en uno. Luego del almuerzo, seguimos el ascenso por el camino tradicional que comparten los arrieros con sus mulas y los caminantes; nos esperaba un largo y difícil trayecto lleno de pantano y humedad.

Al llegar a los 3300 MSNM, nos encontramos con el bosque alto andino, un bosque amenazado en Colombia y que se encuentra en peligro de extinción. Allí se encontraba Charlie Garcia, el famoso guardabosques del parque, quien nos dio las recomendaciones respectivas para recorrer el lugar responsablemente y nos hizo firmar la planilla de control de ingreso. Bien por PNN (Parques Nacionales Naturales) por tener este personaje con tanto carisma y sentido de pertenencia por este bello lugar. Después de este descanso, continuamos por el sendero que se internaba en el Páramo Romerales, entre frailejones, piñuelas y 7 cueros , sin dejar atrás el camino de lodo, neblina y lluvia hasta llegar a la finca La Primavera, a la cual llegamos a las 5:15 PM. Nuestra parada oficial de este día, que nos recibía con una grata sorpresa ya que Doña Mabel nos recibía con una deliciosa agua de panela caliente.

3er día:
El plan era salir hacia el campamento base, unas 5 horas de caminata, donde tendríamos que armar carpas
y pasar la noche allí a 4200 MSNM, para subir a la cumbre
a la madrugada siguiente.
Por el mal clima y la lluvia,
no pudimos seguir con lo planeado.

 

Jaimes y Eduaime, un par de guías que se nos unieron a la aventura, nos propuso que si la lluvia paraba en la noche, podríamos salir a las 12 de la noche, equipados para hacer cumbre en un solo trayecto. A las 11 pm escampó y nos preparamos para partir.

4to día:
A las 0 horas iniciamos la caminata, no había lluvia pero si un poco de viento, neblina y rocio.

Al llegar a los 4200 mt en el Calvito (sitio oficial de campo base) empezó a llover y a incrementar la lluvia. Pablo e Isabel estaban agotados y descompensados por la altura a parte del frio.

Cuando llegamos a los 4300 MSNM, en los arenales, eran las 4:30 am. Los guías hicieron un alto y nos recomendaron que no debíamos continuar, pues el clima estaba empeorando y era muy arriesgado continuar. De igual forma, no se podía llegar a la cumbre con estas condiciones, entonces decidimos regresar para evitar una emergencia en alta montaña.

Llegamos nuevamente a la finca La primavera para descansar, pasamos el día allí, pues la lluvia continuo el resto del día.

5to día:
Debíamos regresar al Valle del Cocora, a las 4 am. Nos levantamos, desayunamos y a las 5 am empezamos la caminata. No llevábamos 100 metros de camino y nos sorprendió un bello amanecer, cielo azul y el nevado del Tolima despejado en todo su esplendor despidiéndonos.

Continuamos por la ruta que baja por el cañón del río Cárdenas, pasando por la finca La Argentina, otro refugio oficial del lugar. La montaña nos regaló un lindo día, pudimos deleitarnos con el paisaje alrededor, el Paramillo del Quindío, Cerro del Águila, Cañón del Cárdenas, Páramo de Romerales y todo alrededor del sendero de regreso al Valle del Cocora.

Este lugar a pesar de ser una zona protegida por Parques Nacionales, se ve amenazado por el turista irresponsable y la ganadería de los propietarios de las fincas del páramo.

En los últimos años abundan los turistas en el Parque de los Nevados y lastimosamente muchos de los turistas practican montañismo irresponsablemente, sobre todo los colombianos. Las basuras, el vandalismo y el camping en zonas diferentes a las reservadas para ello, son los principales peligros para esta reserva.

Muy pronto publicaremos el documental de esta aventura, y nos queda la tarea de regresar y conquistar la cumbre con éxito.

Nuestro objetivo con este video es contagiar a la gente a que salga a la montaña y viva cada aventura con responsabilidad y respeto por la naturaleza.

Publicaciones recientes

Empiece a escribir y presione enter para buscar