5 lugares para montar
en bicicleta antes de morir

Existen lugares en el mundo en los que solo algunos afortunados han podido montar su bicicleta, lugares en los que todo ciclista desearía montar y que podrían incluso convertirse en un sueño para muchos. En www.mundobici.co también soñamos con poder conocer estos lugares y sobretodo poder montar allí. Por eso hemos hecho una recopilación de esos lugares que creemos merecen estar en los sueños de todos los apasionados por la bicicleta.

 

1. WHISTLER MOUNTAIN BIKE PARK – Whistler, Canada

En Whistler está posiblemente el bike park más famoso en mundo del Downhill y el Freeride, hogar del Crankworx, el evento de Freeride con más prestigio entre los ciclistas extremos. Este parque tiene alrededor de 80 kilómetros en pistas de diferentes dificultades para cada tipo de ciclista, desde el que apenas comienza a realizar sus primeros descensos hasta ser lugar de entrenamiento de algunos de los mejores corredores de downhill del mundo. Algo que convierte a Whistler en un paraíso ciclista es que cuenta con una red de hoteles ideales para planear unas vacaciones dedicadas solo a montar en bicicleta. En la red hotelera podemos encontrar desde alquiler de cabañas hasta hoteles cinco estrellas. Además cuenta con campamentos de verano en los que la única tarea es montar. Si eres amante del ciclomontañismo, te recomendamos que agregues Whistler en tu lista de “Lugares por montar”

 

2. EL CAMINO DE SANTIAGO DE COMPOSTELA – ESPAÑA

El camino de Santiago, es de hecho una red de caminos o rutas que tienen como destino final la ciudad de Santiago de Compostela. Estos caminos eran utilizados por los peregrinos durante la edad media para llegar a la ciudad que alberga las reliquias del apóstol Santiago el Mayor. En la actualidad estos caminos se han convertido en un destino obligado para los ciclistas de aventura, pudiendo diseñar rutas que van desde los 100 hasta los 800 kms. Dependiendo de la ruta escogida, el recorrido se hace por etapas y puede durar semanas de acuerdo a los kilómetros recorridos por día por cada ciclista. A lo largo del viaje se pueden disfrutar de hermosos paisajes y pequeños                                                                                              pueblos en los que se hacen escalas y se recuperan las energías.

 

3. GORGE ROAD TRAILS – Queenstown, Nueva Zelanda

Sin duda alguna uno de los lugares de más difícil selección, debido a que la cantidad de lugares con unos buenos morros y saltos es muy grande. Sin embargo este fue amor a primera vista; la cantidad de morros, líneas, combinaciones y estado de los mismos fueron decisivos a la hora de elegir, eso sin nombrar la fantástica ciudad en la que se encuentran ubicados, Queenstown, una población de la región de Otago en el suroeste de la Isla Sur de Nueva Zelanda, de aproximadamente 50 mil habitantes, rodeada por las montañas Remarkable y el lago Wakatipu, lo que la hace una ciudad de paisajes hermosos y perfecta para la práctica de deportes extremos.

 

 

4. PARQUE NACIONAL VATNAJÖKULL – Islandia

Por más raro que suene el nombre, este es uno de esos lugares exóticos y diferentes en los que todo ciclista soñaría con montar su bici. Islandia es un país con una topografía y terreno totalmente diferente a cualquier otro país en el norte de Europa. Debido su ubicación entre la cordillera del atlántico medio y su proximidad al Círculo Polar Ártico, Islandia es un país de contrastes y bellos paisajes para rodar bien sea por sus interminables y solitarias carreteras o por sus cadenas montañosas, permitiéndonos disfrutarla casi en cualquier tipo de bicicleta. Si hay algo que nos enseñe la bicicleta es que muchas veces debemos salir del camino para descubrir y vivir nuevas                                                                                          experiencias, así que anímate y anota a Islandia en tu lista.

 

5. AMSTERDAM – Holanda

La belleza del epicentro mundial del desplazamiento en bicicleta – donde el 60% de los viajes en un día se realizan en bicicleta– está en que la mayoría de los holandeses no usan la bici para perder peso o para ayudar al medio ambiente. Ellos usan la bicicleta porque es la forma más rápida, conveniente y segura de transportarse. Usan la bicicleta simplemente porque es… normal. Recorrer Ámsterdam en bicicleta te permitirá llegar a cualquier lugar que desees en la ciudad, empapándote de todo el entorno y la cultura europea que tiene esta mágica ciudad ciclista.

Publicaciones recientes

Empiece a escribir y presione enter para buscar