La importancia del bike fitting

Los seres humanos tenemos ciertos patrones de movimiento y de posicionarnos, por ejemplo, a la hora de conducir un automóvil, o de manejar una moto o una bicicleta. Incluso tenemos patrones para dormir, para caminar o para sentarnos en un escritorio a trabajar.

Muchas veces, esos movimientos o posturas pueden traernos malas consecuencias para nuestra salud.

Las personas creen que el ciclismo es un deporte de impacto. Pero la verdad no es así. Las lesiones y el dolor son debidos a una mala posición en la bicicleta. No es el ciclista el que se debe adaptar a la bicicleta, sino la bicicleta a sus dimensiones y condiciones.

En ese sentido, desde hace un par de décadas, el ciclismo ha dado un paso adelante para ayudar a las personas a utilizar mejor la bicicleta, a partir de medir el cuerpo para luego ajustar esas medidas a la bici, y así obtener un mejor rendimiento.

Es un asunto de ergonomía y de biomecánica que se ha vuelto de vital importancia, y que gracias a los ultimos desarrollos como la bicicleta dinámica de Shimano se tiene una mejor opción para obtener un completo análisis biomecánico del ciclista, para mejorar el rendimiento y evitar lesiones, como le explica Juan Camilo Gómez, su operador y un experto fittero que adora montar en bici.

¿Qué es la biomecánica?
Es conocer cómo nos movemos, qué patrones motores utilizamos y qué consecuencias físicas tienen estos movimientos, teniendo en cuenta las medidas antropométricas de las articulaciones de cada persona.

¿Qué es el Bike Fitting?
Son los estudios de biomecánica enfocados en el ciclismo. Comprende la medición de tu cuerpo por medio de una evaluación física de flexibilidad, fortalecimiento y postura del ciclista, con el objetivo de tomar las medidas correctas para que el ciclista logre una posición más cómoda que le permita más eficiencia en el pedaleo y se puedan evitar lesiones”, expresa Juan Camilo.

La máquina no es otra cosa que una bici dinámica, de piezas móviles, con medidores de potencia, cadencia y de presión, por medio de las cuales se puede saber qué presión está ejerciendo cada pie en el pedaleo, para que la postura y el pedaleo sea lo más correctos posible.
Es una experiencia única, pues las bicicletas dinámicas son utilizadas desde hace un par de décadas por los mejores equipos profesionales del mundo. Antes, las mediciones tenían que hacerse con metros, con plomadas. Las máquinas dinámicas son la evolución del ciclismo, siempre apuntando al desarrollo ergonómico. Pero ciendo este un proceso dinámico, para llevarlo a la realidad, es en la calle, donde las personas van a poder experimentar su progreso. Por eso se hace un seguimiento durante varios meses, para evaluar el funcionamiento del examen.

¿Quiénes deben hacerse un estudio?
Toda persona joven o adulta debería hacerse un estudio biomecánico antes y/o después de comprar, usar o cambiar una bicicleta. Tanto para una actividad recreativa como para competencia, lo importante es evitar problemas. Pero como bien dice Juan Camilo, “no existe un solo fit, hay muchos protocolos. Hay para trial, para ciclomontañismo, para ruta, para triatlón, etc. Si uno no va cómodo en la bici no va estar feliz haciendo ciclismo, y tampoco va a rendir adecuadamente”.

5 pasos para un buen FIT

El primer paso para lograr un buen ajuste es hacer una pequeña entrevista al ciclista acerca de sus hábitos deportivos. Evalúa sus motivaciones, objetivos y capacidades. También tratará de conocer qué sensaciones le ha dejado el deporte para evaluar de qué modo el bicicleta puede contribuir a mejorarlas.
Evaluación física
Con el uso de herramientas especializadas, se realiza una medición de las condiciones antropométricas del ciclista, es necesario valorar la asimetría de brazos y piernas, la amplitud articular que muestra en su tren inferior fuera de la bicicleta para saber cuáles son los rangos en los que se puede mover sin generar tensiones excesivas cuando esas articulaciones pedaleen según el patrón impuesto por la bicicleta. Se analiza la flexibilidad y otras limitaciones o ventajas físicas. Todo esto afectará la postura y las medidas de la bicicleta.

Análisis dinámico
Para el primer paso del análisis dinámico el ciclista se monta sobre su bicicleta y pedalea sobre rodillos durante unos minutos. Después de un calentamiento, el técnico en fit hace un análisis visual de la posición y la técnica de pedaleo. Procede a tomar medidas actuales para pasarlas a la bicicleta dinámica de Shimano y poder así hacer un análisis computarizado de la postura de la ciclista por medio de una grabación en video y capturas de movimiento. Por ejemplo, Se verifica la simetría en el pedaleo, la rectitud de las piernas cuando mueven las bielas, altura del sillín y distancia del manillar entre otros factores.

Ajuste de la bicicleta
Con los resultados del paso anterior, se modifican las nuevas medidas de la bicicleta. Estos ajustes pueden incluir cambios en la posición del manillar, la caña o el sillín; o también la sustitución de esas mismas partes por otras más precisas para mejorar las condiciones antropométricas; también puede recomendar el uso de plantillas o calzas para mejorar la posición de los pies sobre los pedales.
Seguimiento
Después del ajuste, se realizan pruebas pedaleando sobre rodillos para analizar las sensaciones del ciclista. Los meses siguientes se realiza una retroalimentación para conocer cómo ha sido la experiencia del deportista y realizar correctivos en caso de ser necesario.

  • Un Bike Fit es un matrimonio entre la bicicleta y el ciclista.
  • La bicicleta es quien se adapta al cuerpo del ciclista y no el cuerpo del ciclista quien se adapta a la bicicleta.
Publicaciones recientes

Empiece a escribir y presione enter para buscar