Volvemos al principio

Recuerdo cuando mi padre me relataba sus carreras de ciclismo hace ya muchos años. Lugares empedrados, resaltos, obstáculos en la vía, carreteras sin pavimentar, y un sinnúmero de percances, que hacían de una carrera de ruta todo un desafío para el ciclista. De eso, precisamente, se trata el ciclocross.

La modalidad, que está ganando cada vez más adeptos en el mundo de las bielas, se hace muy atractiva, ya que te permite entrar a lugares a los que a una bicicleta de ruta convencional le sería muy difícil acceder.

Imagínate salir con tus compañeros de pedal por una carretera pavimentada y, a última hora, decidir ir a un pueblo que jamás habían visitado, ya que la carretera es destapada en un largo tramo; tranquilo, en la bici de ciclocross no hay problema. O mejor aún se van en bicicleta hasta la finca por carretera destapada y trocha, a la cual nunca habías podido llegar en una bici que no fuera de cross country. Con esta nueva versión de bicicletas de ruta modificadas para la trocha, no hay pretexto para llegar a esos lugares que antes no podías visitar. Sal de la rutina, úntate de barro, visita maravillosos lugares, volvamos al principio, donde hacer ruta era todo un desafío que llenaba el alma de alegría.

En la parte técnica, las bicicletas de ciclocross son muy similares a las de carretera, aunque guardan diferencias muy notables, como la posición del eje del pedalier, mucho más alto en una bici de ciclocross, para permitir su uso en monte, sin que nada golpee en el eje.

Las bicicletas de Ciclocross (Cx) suelen ser unas de las grandes desconocidas dentro del mundo de las dos ruedas. Muchos conocen las disciplinas de MTB y carretera, y las bicicletas que se usan en las mismas, pero estos no siempre sucede cuando hablamos de ciclocross.

Las bicis de ciclocross son estéticamente muy similares a las de carretera, con las que comparten manillar, tamaño de rueda y gran parte de la transmisión. A diferencia de las MTB, la rueda es de 700 o 28″, mientras que en las mountain bike la rueda tiene un tamaño menor, de 26″.

La transmisión
La transmisión es similar a la de las carreteras, pudiendo encontrar bicicletas con doble o triple plato, y raramente con un solo plato, pero los desarrollos son inferiores a los de carretera.

Ciclocross
Desempeño multiterreno

También hay diferencias en la geometría de la bici, que tiene una posición menos tumbada que una de carretera. Otra diferencia importante respecto al cuadro es la distancia entre vainas respecto al neumático, mucho mayor que en las de carretera para evitar que la rueda roce cuando está cubierta de barro, lo mismo ocurre en la horquilla, que suele ser de aluminio o carbono. El cableado del freno trasero y de la transmisión siempre está situado en la parte superior del tubo horizontal, que suele ser plano por su parte inferior, a fin de facilitar correr con la bici al hombro.

Los neumáticos también son diferentes respecto a los de la carretera, siendo más anchos y con tacos, para permitir un mayor agarre en terrenos sueltos y barro.

La transmisión es similar a la de las carreteras, pudiendo encontrar bicicletas con doble o triple plato, y raramente con un solo plato, pero los desarrollos son inferiores a los de carretera.

Mención a parte merecen los frenos, que suelen ser cantilever (como los de las primeras MTB), aunque cada vez es más frecuente encontrar bicis con discos mecánicos o con mini V-Brake (los V-Brake de MTB no suelen tener buen tacto si los combinamos con manetas de carretera). Además se suele añadir un juego extra de manetas de freno en la parte horizontal del manillar, con lo cual es posible frenar independientemente de la posición de las manos, lo que aporta un plus de seguridad.

Publicaciones recientes

Empiece a escribir y presione enter para buscar